Inicio
Destinos
Hoteles de Lujo
Tours de Lujo
Acerca de Nosotros
Contáctenos
ENGLISH
argentinaargentinaargentinaargentina
Google






Sheraton Iguazú Falls

Provincia de Misiones, Argentina, Cataratas de Iguazú

A juzgar por su entrada, este hotel no se diferencia mucho de otro Sheraton de cualquier otra parte del mundo, y en muchos sitios no recibiría demasiada atención. Pero ¡qué vista! Si un sitio perfecto con la mejor vista que pueda existir equivale a lujo, el Sheraton Iguazú Falls lo consigue incluso antes de que usted entre a su habitación.

Se dice que, al ver Iguazú, la Primera Dama Eleanor Roosevelt exclamó "¡Pobres Cataratas del Niágara!" Capturando la vista desde nuestra habitación del piso superior, coincidimos con ella. Se puede esperar para deshacer las maletas; antes preferimos tomar algunas fotos y salir a dar un paseo por el Circuito Superior para interactuar con las cataratas.

Prolongándose por todo el borde de un alto acantilado que se extiende alrededor de unas 1,6 millas, unas 150 a 275 cascadas separadas caen en picada desde una planicie de lava basáltica de 130 millones de años, recorriendo unos 269 pies de altura hasta la garganta. Durante nuestra visita, la región está sufriendo una sequía y las cataratas solo tienen un tercio de su caudal máxima. Sin embargo, el sonido ensordecedor aun se puede escuchar encontrándose uno a millas de distancia.

Iguazu Falls Sheraton

El gobierno argentino, que es propietario del hotel, lo da en locación a Sheraton Hoteles & Resorts. Es el único hotel en el parque (y no hay buenos hoteles en las cercanías) pero, a pesar de ser la única alternativa, provee alojamiento y servicios de primera categoría.

Las habitaciones dan a las cataratas o tienen vista al interior de la selva, donde los tucanes se reúnen en los árboles al amanecer y al caer el sol. Existen cuatro suites de lujo, cada una con sala de estar y solario privado sobre una gran terraza.

Cenamos en el excelente restaurante del hotel, el restaurante Garganta, disfrutando las cataratas a la luz de la luna. Satisfechos luego de un magnífico bife de lomo acompañado con una botella de Malbec, el vino característico de Argentina, el sonido continuo de la caída de las cataratas nos tranquiliza para dormir.

La variedad del buffet de desayuno debería complacer a los visitantes internacionales más quisquillosos: yogurt, fruta fresca y queso, huevos duros y carnes para desayuno, además de pequeña pastelería que los sudamericanos disfrutan. El dulce de leche, uno de los dulces nacionales favoritos que es una mezcla de leche caramelizada, se sirve de alguna manera en casi todas las comidas.

Sheraton Iguazu poolEl hotel ostenta un nuevo Spa SEDA y una piscina descubierta renovada. El spa cuenta con una variedad de opciones de tratamiento en cinco habitaciones cubiertas, cuatro tiendas en el exterior y una habitación especial para parejas. Existe una sala de relajación ZEN, sauna, ducha Vichy, y la lista continúa.

Pero, primero, nos aventuramos hacia el Paseo Inferior para obtener más vistas espectaculares de las cataratas. La mayoría de las pasarelas están hechas de metal sólido, por lo que son seguras incluso cuando están mojadas. Debajo de nosotros, los más audaces se están empapando sobre un bote en la base de las cataratas.

El Parque Nacional Iguazú se creó en 1934, luego de que el gobierno argentino le comprara sus 121.000 acres a un terrateniente adinerado. En 1984, este sitio fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Hugo López trabaja para una empresa privada que dirige competentemente el parque y sus instalaciones. "El promedio diario de 2.000 visitantes aumenta durante Semana Santa y el último Viernes Santo estuvieron aquí 11.000 personas ", nos cuenta. "Controlamos a las multitudes enviando a algunos a un sitio y, a otros, a un sitio distinto durante el curso del día para que todos pudieran ver las cataratas".

Iguazu Falls boat rideObtenemos más datos del parque en el centro de información bilingüe y luego nos embarcamos en el Tren Ecológico de la Selva, con propulsión a gas, para una corta excursión desde la Estación Central hasta la Garganta del Diablo, que conduce a la parte principal de las cataratas. A medida que descendemos, vemos cómo el lodo rico en minerales sobre la vía de acceso atrae nubes de mariposas multicolores.

La pasarela de metal se extiende aproximadamente una milla sobre canales e islas rocosas. Quedamos encantados con mariposas que se posan sobre nuestras manos transpiradas en busca de sal. Abundan las oportunidades para tomar fotos increíbles, en especial cuando alcanzamos la vista principal, donde las exclamaciones de admiración se escuchan casi más alto que las cataratas.

En nuestro viaje de regreso a la Estación Cataratas, que se encuentra a mitad del recorrido, nos dirigimos hacia el hotel, y nos detenemos para disfrutar de las antigüedades de los cotáis, muy semejantes a los mapaches y tan molestos como ellos. Un par de cafeterías pequeñas ofrecen asientos al aire libre y una cerveza helada viene muy bien.

Nuestros dos días han pasado volando y estamos reacios a marcharnos. La próxima vez planificaremos nuestra visita para la época de luna llena, cuando se organizan excursiones especiales de luna llena para visitar la garganta de las cataratas a la luz de la luna. Debe de ser mágico.

Reseña por Lorie y Paul Bennett


Sitio Web: www.sheraton.com/iguazu
Número total de habitaciones: 180
Precios publicados: $225 a $620 por noche doble, + impuestos, desayuno incluido.


Vuelta a Página de Hoteles de Argentina
Vuelta a Página de Destinos


Inicio | Acerca de Nosotros | Contáctenos | Hoteles de Lujo | Tours de Lujo | Mapa del Sitio