Descubra los mejores hoteles y viajes en México , América Central, y América del Sur

Tunquelen Hotel — Bariloche, Argentina

Ave Ezequiel Bustillo Km 24.5, San Carlos de Bariloche, Patagonia

Ubicado a un kilómetro del famoso Llao Llao, Hotel Tunquelén es una alternative de más bajo perfil, con vistas panorámicas del lago, áreas públicas íntimas y una elegancia del viejo mundo presente en todas partes.

Tunquelen Hotel Bariloche

Construido en 1930 como un sanatorio y luego transformado en hotel en 1949, el edificio original del Hotel Tunquelén es una impresionante estructura de de piedra y madera que se siente super sólida. El hotel le saca el máximo provecho a su zona resguardada a orillas del lago, del otro lado de Isla Victoria.

Un camino privado nos guía desde el camino circular del lago y los húespedes se registran en la recepción con una pared de vidrio mirando al lago, las montañas en la distancia. El restaurante principal cambia los manteles y las cubiertas de las sillas durante cada comida, unos de los detalles que hace que los húespedes regresen año tras año. Sirven muchos platos locales, incluyendo cordero y trucha de Patagonia, en mesas pesadas de madera y con pisos de madera original abajo de los pies. El acogedor bar está dividido en dos salas con vista al lago: una en un estilo escandinavo con troncos como sillas y el otro con un estilo más tradicional.

Tunquelén tiene las instalaciones de un hotel más grande que sus 40 habitaciones, incluyendo un spa y club de salud, una alberca exterior/interior y salas para juntas. Éstas están en un edificio anexo al que se puede acceder por una plataforma elevada. El club de salud tiene un gimnasio bien equipado y un spa, que incluye un sauna que permite que los húespedes miren al lago mientras entran en calor. Replicando un aspecto muy popular de esta zona del país, una alberca climatizada se extiende hacia el exterior, aún en invierno. Un club para niños los entretiene durante el día, algo que es agradecido por los padres buscando una cena romántica, tambiĆ©n se les da una comida especial en una sala aparte.

Chirriante madera en los pasillos y llaves maestras para las habitaciones demuestran que los dueños cuidan el atractivo principal del lugar—su ambiente histórico. Por ella los habitaciones tienen un diseño de otra época cuando los húespedes solamente dormÍan y se bañaban en ellas. El tamaño de las habitaciones implica que todas son con camas sencillas o camas queen. Los muebles son iguales de un B&B en el campo con buen gusto—ropa blanca simple, tapetes locales y sillones rojos. Los calefactores proveen la calefacción y hay televisores—probablemente a regañadientes. Los baños de azulejos tienen tinas combinadas con lavabos en pedestales, hay buenas toallas de calidad, secadores para pelo y artículos de tocador de buena calidad.

Todas las habitaciones tienen vista al bosque o al lago y la vista al lago vale el precio. Las mejores de todas son las suites familiares para cuatro personas. Estas tiene un balcón y una chimenea acogedora, se sienten más como una cabaña privada con fácil acceso al restaurante, bar, y clud de salud. Los viajes en lancha parten desde el muelle del hotel y los que tienen tiempo deben de tomar un paseo al hotel hermano de Tunquelén, Isla Victoria, aislado en una isla en el medio del lago.

El hotel Tunquelén no se puede comparar en grandeza al Llao Llao, o con el aislamiento de Isla Victoria, o la gastonomia de Las Balsas, pero hace felices a sus húespedes con una intimidad a la antigua que se mejorado con buena comida y servicio. Además aquellos que van en busca de una vista increíble no se sentirán decepcionados en lo más mínimo.

Reseña por Tim Leffel, fotos cortesía de Tunquelen Hotel.

Sitio Web: www.tunquelen.com
Número de habitaciones: 40
Tarifas publicadas: $126 to $460 BB