Inicio
Destinos
Hoteles de Lujo
Tours de Lujo
Acerca de Nosotros
Contáctenos
ENGLISH
chilechilechilechile
Google






 
Remota — Patagonia, Chile

Puerto Natales, Patagonia, Chile

Este impresionante hotel constituye un triunfo del arquitecto, quien tuvo la intención de combinar lo innato con lo adquirido, pero tiene una desventaja: no está lo suficientemente apartado.

Quizás llegamos con expectativas demasiado altas luego de visitar la página Web del hotel pero cuando, luego de un viaje de dos horas desde Punta Arenas, giramos en la carretera justo a la salida de la ciudad de Puerto Natales, nos sentimos decepcionados. Dónde están las extensiones de pura desolación que imaginamos se verían en todas direcciones desde el hotel?

El ruido del tránsito se atenúa con el silbido de los legendarios vientos de la Patagonia. Existen placenteras vistas a grandes extensiones de agua y a los picos del Glaciar Parque Nacional Bernardo O'Higgings, pero las luces de la ciudad brillan en primer plano.

Remota view over pool

El aclamado arquitecto chileno Germán del Oro, qü se inspiró en las construcciones de granjas de ovejas de la región, estableció el laberíntico hotel de baja altura en medio de alrededores naturales. Nuestro sentimiento general es &asómbrese, pero mantenga distancia&.

El administrador Hanja Razmilic y Matteo del Oro, el líder de excursiones del hotel e hijo del arquitecto, nos dan la bienvenida con tradicionales besos chilenos en las mejillas. Cansados luego de un viaje de ocho horas, nos conducen por una rampa hacia abajo, donde se encuentra nuestra habitación con vista.

Este es un hotel donde la forma tiene más importancia que la función, y nos sentimos un poco desorientados. El único asiento en nuestra habitación, por ejemplo, es un cubo de madera de bordes redondeados frente a una mesa incorporada a la construcción. Los pisos y las paredes del baño están revestidos en cerámica y escasean las comodidades. Los colores son alegres amarillos y rojos sobre blanco. No hay televisión ni música funcional: la idea es que escuchemos esos interminables vientos patagónicos.

Las áreas de piscina y spa están separadas del edificio principal y se conectan con éste a través de un corredor escalonado al descubierto. Los corredores rodean un jardín central que contiene unos pocos cantos rodados de gran tamaño y pastos nativos que se mecen con el viento––algo típico de la zona silvestre patagónica.

Los espacios públicos se elevan por medio de rampas entre bancos con almohadones, que rodean grandes mesas de café y hogares, los cuales son sitios propicios para formar grupos de conversación. Atesorados por aquí y por allá encontrará botes de navegación realizados a gran escala, cajas de vidrio con réplicas de artefactos hechos con piedra y recipientes con cereal. Se utilizan mucho las maderas regionales.

Al llegar al salón comedor encontramos un bajo fuego de leña encendido en la boca de una chimenea. Luego de tradicionales pisco sours y deliciosos aperitivos, Matteo y Hanja les ayudan a los huéspedes a decidir qué excursiones responderán mejor a sus intereses y habilidades.

Remota courtyardLas opciones en la zona varían desde fáciles a extremas. Al igual que en Hotel Salto Chico, los equipos para caminar y escalar en la montaña están a su disponibilidad. Mientras que algunos huéspedes optan por caminar hasta la cumbre de una montaña, nosotros escogemos un crucero de un día de duración hasta Seno última Esperanza para visitar Balmaceda y el glaciar Serrano.

Andrea, la guía del hotel, se une a nosotros para dar un placentero paseo en medio de bün clima y nos müstra la única vida vegetal de la Patagonia durante una caminata hasta el glaciar. Para calentarnos en nuestro camino de regreso al bote, nos ofrecen pisco puro sobre hielo de glaciar y paramos en una típica estancia para disfrutar de un almuerzo abundante.

Nuestro segundo día comienza con un recorrido de una hora y media en ómnibus para ver lo más destacado de los 598000 acres del Parqü Nacional Torres del Paine, una biosfera de la UNESCO que tiene las montañas más jóvenes del planeta (de tan solo 15 millones de años).

La excursión es una bonanza de aves y vida silvestre. Nos detenemos contando cóndores luego de ver al menos 20 de ellos planeando en las alturas aprovechando las corrientes de aire ascendentes o hurgando sobre el suelo. Guanacos de encantadores rostros vagan por los valles y colorados flamencos chilenos se alimentan en una fría laguna. Unos animales similares al avestruz que aquí llaman ñandú nos observan con curiosidad, a la vez que parejas de gansos grises de las tierras altas se dispersan por toda la zona.

Con el objetivo de realizar un picnic en medio de los salvajes vientos de la Patagonia, cruzamos un puente colgante y caminamos sobre una morena glaciar arbolada, luego peleamos contra vientos glaciales aun más fuertes para ver cómo enormes icebergs se dirigen desde el Glaciar Gris hasta el otro extremo del lago, empujados por el viento.

Lo más impactante de un día de fabulosas vistas fue, por supuesto, Torres del Paine, que se eleva verticalmente hasta 9400 pies de altura por sobre la estepa patagónica. A su lado se encuentran Los Cuernos, que van de 7200 a 8500 pies de altura, bellamente esculpidos en granito gris y rosado, con picos sedimentarios de color negro.

Al acercarse el atardecer, dejamos el parque sin ganas de marcharnos y regresamos a Remota para disfrutar de excelente comida, vino y conversación, reservando el día siguiente para el recorrido de dos horas hasta el aeropuerto de Punta Arenas.

La arquitectura única de este hotel es, sin duda, una atracción, y sus servicios y programas son de primer nivel. No obstante, al haber operado menos de un año, nos parece que aún se está definiendo a sí mismo. La puntuación de tres chilis que Condé Nast le otorgó a Remota, posicionándolo como una "propiedad caliente" puede, de acuerdo con nuestro punto de vista, ser prematura.



Sitio Web: www.remota.cl
Número total de habitaciones: 72
Precios (incluyen el traslado desde y hasta el aeropuerto, todas las comidas, bar abierto y excursiones diarias)
        $990 por cuatro días hasta $2340 por siete días por persona, ocupación doble
        $1490 por cuatro días hasta $3275 por siete días, ocupación simple
        No se les cobran impuestos a los visitantes que pagan en dólares americanos.
Nota: Remota se ubica a 155 millas (unas dos horas) de Punta Arenas, y el vuelo desde Santiago hasta Punta Arenas tiene una duración de 4 horas.

Reseña po Lorie y Paul Bennett.


Vuelta a Página de Hoteles de Chile
Vuelta a Página de Destinos


Inicio | Acerca de Nosotros | Contáctenos | Hoteles de Lujo | Tours de Lujo | Mapa del Sitio