Inicio
Destinos
Hoteles de Lujo
Tours de Lujo
Acerca de Nosotros
Contáctenos
ENGLISH
costaricacostaricacostaricacostarica
Google






 
Arenas del Mar - Playa Manuel Antonio

Playa Espadilla y Playita, Manuel Antonio, 5 km al oeste de Quepos

Hacia el final del frondoso camino selvático que llega al Parque Nacional Manuel Antonio, entre los ecos de los sonidos de los monos aulladores y los pájaros tropicales, se encuentra un exquisito experimento de lujo sustentable, con vistas hacia el más lindo entorno que se pueda imaginar.

El Hotel Arenas del Mar ofrece todas las delicias que uno puede esperar de un hotel boutique de categoría cinco estrellas, y también ha sido premiado con cinco &hojas& por el gobierno de Costa Rica debido a su política de conservación y de conciencia por la comunidad. Es la epitome de este nuevo movimiento de turismo ecológico de lujo, brindando cada servicio con una huella de carbón no mas grande que la que queda luego de un viaje de camping. Divino.

El hotel esta constituido por dos grupos de edificios de estuco sin nada especial que se erigen sobre un empinado cabo, flanqueado en ambos costados por playas realmente hermosas. Hacia el sur se ubica una ancha franja de arena blanca, Playa Espadilla, con una extensión de casi dos kilómetros, una suave y relajante caminata de veinte minutos hacia la entrada del parque nacional, donde se congregan docenas de restaurantes y pequeñas tiendas, situados detrás de un pueblo de festivas carpas hechas con coloridos y ondeantes pareos, debajo de las cuales empresarios con peinados rasta ofrecen artesanías, cerámicas, joyería, masajes, clases de yoga y mas. Hacia el norte, a pocos pasos del hotel, se encuentra la mucho mas exclusiva &Playita&, una ensenada con forma de medialuna protegida por dos rocosas salientes que posibilitan tomar sol de la manera privada posible en un país en el cual todas las playas son publicas según la ley.

Se arriba a un soleado y recluido lugar entre ambas playas luego de un empinado descenso desde la carretera principal del hotel; un carro que funciona con energía solar lo transporta desde el quiosco con techo de paja en la recepción a un vestíbulo preciosamente amoblado que mira hacia una impactante península llamada &La Catedral& y un grupito de pequeñas islas, consideradas sagradas por los habitantes indígenas originales de la región; la presencia de las islas realzando la vista del azul profundo.

Solo 38 habitaciones, todas con prohibición para fumar, se distribuyen en dos grupos de edificios de tres pisos: las habitaciones &Brisa del océano&, algunas con excelentes vistas, son la mejor opción para aquellas personas con problemas de movilidad (solicite una habitación en la planta baja) ya que se encuentran adjuntas al vestíbulo y al restaurante del hotel. Las habitaciones mas altas &Vistas de la selva tropical& se ubican en la profunda selva sobre la playa Playita. Carros de golf y choferes se hallan a su disposición para poder movilizarse por toda la propiedad, o puede disfrutar del ejercicio de una caminata para ascender cada cuesta.

Todas las habitaciones en el Arenas del Mar son equiparadas por suites más amplias y grandiosas habitaciones superiores, las cuales se pueden combinar en &apartamentos& para acomodar a grupos y familias grandes. No son enormes, pero están elegantemente decoradas con esplendidas losas mexicanas, impresionantes acuarelas pintadas por la artista costarricense Analaura Vargas, y cómodos muebles arquitectónicamente interesantes — la mayoría realizados con mimbre sustentable, bambú, e incluso materiales reciclados para crear un ambiente minimalista. Este espacio tranquilo fluye con perfección hacia una terraza privada, a través de puertas corredizas de madera que permite una profunda apreciación del deslumbrante entorno del hotel.

Los dormitorios están amoblados con camas tamaño king lujosamente armadas, televisión por cable, cofres de seguridad, e Internet inalámbrica que no funcionó bien durante mi estadía (no obstante las computadores situadas en el vestíbulo funcionaron perfectamente). El espacio del mini bar es particularmente atractivo, con mesadas de granito pulido y fregaderos de acero martillado, como también café provisto por el impecable hotel hermano del Arenas, Finca Rosa Blanca.

Los sobresalientes baños poseen enormes duchas circulares, con agua calentada por energía solar y ladrillos de vidrio que bañan a los maravillosos azulejos de mosaico con una dorada luz natural. Pero también querrá bañarse en el exterior, en su jacuzzi semi–privado con forma de medialuna que mira hacia toda esa belleza natural debajo de las estrellas.

Hay dos restaurantes in situ, ambos enfocados en generar creaciones culinarias con ingredientes frescos, locales y con frecuencia orgánicos. El mas informal Snack Bar de Playita ofrece creativas comidas basadas en la cocina Tico, tales como la entrada de salsa de garbanzo y pejibaye (una almidonada fruta de palmera), como también saludables envueltos y sándwiches; pruebe la Hamburguesa Vegetariana Dixon, hecha con frijoles negros y girasol, zapallo y semillas de sésamo y servida con papas fritas caseras y ensalada de col y chayote.

El más elegante Mirador Restaurante y Bar, con impactantes vistas del océano, ofrece un menú más exclusivo bajo la tenue luz de los candelabros de vidrio con forma de espiral que iluminan preciosamente el ventilado salón para cenar de madera lustrada, junto con brillantes velas y quizás un atardecer. Comience con un picante sashimi de atún con gotas de salsa de soja y servido con orgánicos verdes locales, y quizás uno de sus mojitos, realizado con el licor de caña de azúcar nativo de Costa Rica, llamado aguardiente. Luego elija de un constantemente cambiante menú de creativos platos clásicos costarricenses y comidas internacionales; claro que los mariscos son una especialidad, mientras que también hay varios platos vegetarianos disponibles.

Este compromiso del soporte hacia la comunidad sustentable se extiende a su excelente tienda de regalos, donde se ofrecen joyas, cinturones y bolsos diseñados por un grupo colectivo de mujeres de la zona, ReciclArte; botellas de plástico biodegradable, y muchos otros ítems interesantes. Pruebe los productos de belleza de primer nivel producidos localmente, Raw Botanicals, en su pequeño pero atractivo spa, dentro del cual se brinda una variedad de masajes, tratamientos exfoliantes, tratamientos envolventes, faciales y paquetes que lo convencerán de comprar una muestra para su uso personal.

El hotel solo tiene un año de antigüedad, y mientras el servicio fue muy bueno durante mi estadía, algunas reseñas sugieren que esto no siempre es así; no todo el personal habla en perfecto ingles, por citar un ejemplo. El relativo aislamiento del hotel también puede disuadir a aquellos que quieren disfrutar de la limitada vida nocturna de la región. A pesar de estas mínimas preocupaciones, el Arenas del Mar es sin embargo un verdaderamente exitoso experimento en extravagancia sustentable, uno que esperamos inspire a la siguiente generación de hoteles boutique de lujo.




Sitio web: www.arenasdelmar.com
Numero total de habitaciones: 38
Precios publicados: Habitaciones $220 - $795

Reseña y fotos por Paige R. Penland


Vuelta a Página de Hoteles de Costa Rica
Vuelta a Página de Destinos


Inicio | Acerca de Nosotros | Contáctenos | Hoteles de Lujo | Tours de Lujo | Mapa del Sitio