Inicio
Destinos
Hoteles de Lujo
Tours de Lujo
Acerca de Nosotros
Contáctenos
ENGLISH
costaricacostaricacostaricacostarica
Google






 
Villa Caletas — Costa Rica

Between Punta Leona and Playa Herradura

Una combinación de la mejor ubicación de cualquier hotel en Costa Rica con una decoración muy sofisticada y un ambiente irresistiblemente romántico, este elegante hotel situado en lo alto de la montaña es el reflejo del buen gusto y atención detallada de su dueño, imponiendo un estándar a superar para el resto de los hoteles.

[Nota del Editor: Hay una reseña más reciente de este hotel en la sección de inglés de este sitio. Para leerla, por favor vaya a la versión en inglés (haga clic en "English" a la izquierda de su pantalla) y una vez que la página se cargue, utilize el traductor de google a la izquierda de su pantalla.]


Arribar a un hotel pocas veces produce la sensación de excitación que los huéspedes sienten cuando ingresan por el camino de entrada a Villa Caleta, que serpentea sobre una colina con impactantes vistas hacia cada lado. Bordeada con paredes de piedra de río, el camino de entrada de una milla de largo tiene incrustaciones de cactus en clásicas ánforas. De hecho, el complejo entero tiene un patriarcal estilo romanesco mezclado con una arquitectura inspirada en la colonia francesa. La recepción, ubicada detrás de altas paredes de piedra que se asemejan a un castillo, combina clásicas estatuas con arte contemporáneo además de espectaculares vistas de la costa a través de un enorme ventanal. Un arco enmarca el camino que guía hacia la recepción, a la cual se llega a través de una doble escalera. Con sus pisos dameros y combinación de negro, rojo sangre y calidos ocres, el efecto es inmediatamente sobrio y atractivo.

El hotel, en la cima de un pico de mil pies, luce impactante en la montaña, y las brisas refrescan el pasillo de entrada y ambas salas de estar decoradas con eclécticas piezas de buen gusto que abarcan desde esqueletos de animales y reptiles y muebles antiguos hasta exquisitas piezas de arte. Un enorme acuario insertado en una pared agrega interés a la sala.

El restaurante principal––El Mirador––le hace honor a su nombre con paredes de vidrio que permiten disfrutar completamente de las vistas del Golfo de Nicoya. Abierto solamente de noche, provee cocina internacional y algunos platos locales que se sirven con atención y formalidad; la amplia carta de vinos es muy internacional, y los precios son extremadamente razonables. Chefs invitados como Armand Mourinha de Michelin son contratados ocasionalmente, y el festival anual de comida internacional que se extiende durante un mes es una atracción especial. El espléndido Restaurante y Bar Anfiteatro Sunset, abierto durante el día, ofrece un distribución interior muy elegante y también un aireado patio que resulta perfecto para disfrutar de la diversa naturaleza––monos, tucanes, loros, coatis––siempre presentes a poca distancia. Las vistas de las arboladas laderas de las montanas que descienden bruscamente hacia la costa son sublimes, embellecidas con un íntimo anfiteatro de estilo griego en el cual se llevan a cabo ocasionalmente conciertos de música clásica, jazz y New Age (en el hotel también se realiza el Festival de Música Internacional de Costa Rica durante los meses de julio y agosto). Se puede escuchar música similar durante el día y las puestas de sol desde este lugar son espectaculares.

Rodeada por un follaje salvaje, una piscina infinita bordeada de rocas aparenta estar suspendida en el aire. La piscina y el deck de madera para tomar sol son exclusivos para huéspedes. Más arriba se encuentra el Spa Serenity donde se ofrecen tratamientos completos de interior y al aire libre. A pesar de que el ambiente induce a un descanso letárgico, existe un gimnasio pequeño pero muy bien equipado para aquellos huéspedes que desean realizar ejercicio físico. Descendiendo una milla, la minúscula y rocosa playa tiene sillones y un bar, además de duchas y vestuarios; los huéspedes pueden trasladarse de la playa al hotel en un bus o a través de una buena caminata. Una pequeña tienda de regalos esta repleta de souvenirs de la más alta calidad, incluyendo una colección de joyas de oro aptas para exhibir en museo.

Los seis tipos de habitaciones y suites de Villa Caletas varían mucho según el tamaño, aunque todas causan excelente impresión e inclusive las estándar son realmente habitaciones de lujo. Estas se encuentran en el edificio principal y otorgan la ventaja de proveer fácil acceso a las facilidades públicas, mientras que villas y suites aisladas se ubican las laderas de la montaña y requieren una caminata a través de escaleras ondulantes entre densos follajes. Lluvias torrenciales ocurren con frecuencia, y aunque en las habitaciones se proveen enormes paraguas, la caminata hasta la villa o suite probablemente implique mojarse. De noche es agradable escuchar los ruidos producidos por sapos e insectos. Mimbres oscuros y muebles antiguos combinan con brillantes esquemas de colores y exuberantes telas orientales y alfombras, y extravagantes piezas de arte, para crear un ambiente muy agradable. La TV por cable se provee en todas las habitaciones, como así también ventiladores de techo, modernos aparatos de aire acondicionado, cofres de seguridad y minibar. Todas las villas tienen balcones y vistas de la costa. Los baños en las habitaciones estándar son poco amplios, y el espacio en estantes es reducido.

Las suites (divididas en cuatro categorías, incluyendo suites junior) son suntuosas. Los muebles, incluyendo camas de hierro de cuatro postes, producen un efecto irresistible. Las suites––que mezclan un estilo casi imperial romano con detalles orientales––tienen su propia pileta, y las suites Superior y Master tienen piscinas y decks para tomar sol, además de su propio espacio de estacionamiento e ingreso directo. Esta es una ventaja significativa dado que el espacio de estacionamiento público es limitado y considerado uno de los escasos defectos de este lujoso lugar de descanso.

Los precios son extremadamente atractivos para el elevado nivel del hotel. Los empleados son cordiales y la administración es eficiente. Denis Roy, su dueño francés, ha pasado a ocupar un rol más pasivo en los últimos años, a pesar de que continúa agregando nuevos y excitantes elementos cada año. La visión es casi totalmente suya: Roy fue el diseñador de interiores de unos príncipes árabes durante el tiempo que vivió en Paris. Su último agregado––acertadamente llamada Palacio––se inaugurará en el 2007 convirtiéndose en el hotel más suntuoso del país, elevando al hotel Villa Caleta a un más alto estándar con sus siete estupendas habitaciones.



Dirección del sitio web: www.villacaletas.com
Número total de habitaciones: 30
Precios publicados: $130 a $470

Reseña y fotos por Christopher Baker


Vuelta a Página de Hoteles de Costa Rica
Vuelta a Página de Destinos


Inicio | Acerca de Nosotros | Contáctenos | Hoteles de Lujo | Tours de Lujo | Mapa del Sitio