Inicio
Destinos
Hoteles de Lujo
Tours de Lujo
Acerca de Nosotros
Contáctenos
ENGLISH
costaricacostaricacostaricacostarica
Google






 
Resort y Spa Villablanca Cloudforest––Los Angeles, Costa Rica

Los Angeles, Costa Rica

En un contraste absoluto respecto del Hotel Si Como No, ubicado en el resort de la costa del Pacífico y propiedad de Jim Damalas en Manuel Antonio, este renovado resort en las montañas, rodeado de nubes posee una contemporánea estampa que lo ubica como uno de los mejores hoteles de su tipo en el país.

Resort y Spa Villablanca Cloudforest

Por años el viejo Hotel Villablanca ofreció una ubicación recluida por sobre la División Continental en el límite con la reserva de Los Angeles, atrayendo a fanáticos de pájaros y caminantes, y a la vez permaneciendo como una modesta hostería de modesto atractivo. En 2005, el productor de Hollywood convertido en dueño de hoteles, Jim Damalas, compró el hotel — Que fuera originalmente una granja — y un sector de las 800 hectáreas de la reserva de Los Angeles del ex presidente Rodrigo Corazo, y con una visión impecable, llevó a cabo una transformación mágica.

Un ondeante terreno enmarcado por pastos verdes claros guía hasta la propiedad, establecida sobre tierras cuidadas sobre el borde de la reserva El Silencio de los ángeles, también parte del hotel. La sala principal mantiene su exterior exquisito y típico de Costa Rica, con un amplia patio de terracota cubierto por aleros de azulejos rojos. La hostería principal alguna vez funcionó como casa de campo y conserva el antiguo y exquisito exterior costarricense, con una amplia y envolvente terraza terracota bajo un techo de tejas rojas. La recepción, sin embargo, es la introducción a un mundo completamente nuevo. Su hermoso techo de bambú, piso de laja gris, y paredes de láminas de cobre son sumamente contemporáneos, imponiendo un tono sofisticado que se extiende a través de puertas de vidrio que se abren electrónicamente para ingresar a una suntuosa sala de estar. Aquí, el original piso terracota se convierte en cemento brilloso, troncos arden en dos hogares con chimeneas de cobre, y arañas de hierro de estilo colonial cuelgan sobre sofás de cuero italiano. Un bar moderno con bancos altos tiene televisores de pantalla plana.

La sala de estar–bar antecede al restaurante El Sendero, un salón de comedor con clase distribuido elegantemente bajo un techo con tirantes de madera y decorado con un carro de bueyes tradicional Costarricense y típicos muebles de cortijo. La cocina abierta ofrece deliciosa cocina fusión latina y posee un menú de bienestar. Ajíes rojos rellenos con queso ricota, o espinaca gratinada con queso parmesano en salsa de vino blanco son dos entradas apetitosas, mientras que el plato principal incluye carne marinada en salsa de tomate avocado. El hotel está lleno de obras de arte de muy buen gusto: un ángel de mármol iluminado en un nicho de pared, réplicas precolombinas, y hermosas pinturas contemporáneas.

La renovación se extiende a los espaciosos e independientes chalets, con sus altos techos de bambú, hogares de bronce, elegantes muebles de madera dura, impecables baños contemporáneos con amplias duchas y paredes de vidrio (todas tienen ventanitas al exterior), y patios con sillas mecedoras que miran hacia los exuberantes jardines. Vale la pena gastar más en las suites por sus habitaciones más grandes y enormes hidromasajes, y muchos chalets están equipados para lisiados.

Cuando no están caminando con o sin guía por las prolijas sendas de la reserva El Silencio, los huéspedes pueden acomodarse con palomitas de maíz y bebida cola en un teatro de 42 asientos con sonido envolvente en donde todas las noches se exhiben documentales y películas de Hollywood. Huéspedes pueden disfrutar de un partido de pool o sentarse a descansar mirando televisión en una biblioteca y sala de juegos del primer piso, o entregarse a un masaje para ella y el en un pequeño pero exquisito spa. Salidas a caballo y un tour por el bosque son actividades disponibles en el Los Ángeles Cloud Forest Adventure Park ubicado adjunto al resort y los huéspedes pueden ordeñar vacas en una finca vecina. La tienda de regalos esta llena de objetos de arte de calidad, artesanías y joyería. Y los terrenos del hotel abarcan a la capilla de casamientos La Mariana — una capilla simple embellecida por un techo de tejas de cerámica pintadas.

El dueño de Villablanca Cloud Forest ha tenido muy en cuenta el medioambiente y su cuidado, incluyendo un moderno sistema de limpieza biodegradable, huertos de vegetales orgánicos, hierbas medicinales y un invernadero. También se ha ocupado de facilitar actividades communitarias, apoyando un orfanato local para niños. Por estas razones, este hotel — uno de los tres hoteles de Greentique — ha ganado "Cinco Hojas Verdes" en el programa de Turismo Sustenable Certificado. Este es el premio mayor que se concede en Costa Rica a las prácticas y operaciones sustentables.

Los empleados pertenecen únicamente a la comunidad local y llevan a cabo sus trabajos con entusiasmo, agregando así al inmenso placer que resulta de hospedarse en este hotel que con frecuencia está cubierto de neblina.



Dirección del sitio web: www.villablanca–costarica.com
Número total de habitaciones: 35
Precios publicados: $155 a $195

Reseña y fotos por Christopher Baker


Vuelta a Página de Hoteles de Costa Rica
Vuelta a Página de Destinos


Inicio | Acerca de Nosotros | Contáctenos | Hoteles de Lujo | Tours de Lujo | Mapa del Sitio