Inicio
Destinos
Hoteles de Lujo
Tours de Lujo
Acerca de Nosotros
Contáctenos
ENGLISH
panamapanamapanamapanama
Google






JW Marriott Golf & Resort (anteriormente conocido como Bristol Hotel y Spa en Buenaventura) — Río Hato,

Río Hato, Costa Pacífica, Panamá

El JW Marriott Panama Golf & Resort recrea una tradicional ciudad colonial española, construida en torno a una plaza, y es el punto focal de un opulento centro vacacional integrado con un proyecto inmobiliario a lo largo de una aislada faja de playa de arena dorada en la Costa Pacífica de Panamá.

La plaza es el corazón de la vida comunitaria; reúne un centro comercial, una iglesia blanca con campanario, un imponente y antiguo árbol de corotú y el JW Marriott Panamá, de 126 habitaciones. Además de las instalaciones para el esparcimiento y la recreación, un campo de golf de campeonato con 18 hoyos, par 72 y diseñado por Nicklaus Design, completará la oferta. Los cálidos tonos terracota y los techos de tejas del Buenaventura lo integran en forma estrecha al ambiente natural y a la incipiente zona residencial, y recrean una sensación evocadora de los suburbios del sur de California.

En 2009 abrió el Bristol Buenaventura junto, que se fusionó con la firma de hoteles JW Marriott en Septiembre de 2012, y fue rebautizada como JW Marriott Golf & Resort. El hotel se sitúa a noventa minutos de su hotel hermano, el Bristol de Ciudad de Panamá. Ambos son miembros de Leading Hotels of the World. A cinco kilómetros de la carretera Interamericana, una serpenteante calle de dos carriles rodeada de bosque tropical seco conduce hasta el portón de seguridad y atraviesa la puerta de entrada del hotel. El área de lobby y recepción, al aire libre, alberga asientos con vista a la plaza en un extremo, y la amplia zona de piscina al otro.].

El JW Marriott cuenta con cinco restaurantes que rodean un patio interno contiguo a la recepción. En el patio del hotel restaurante Terrazas Caobos, se sirven desayunos bufé y a la carta. El servicio de mesa es formal, y crea una delicada atmósfera en este ambiente casual. El Tamarindo, bajo la dirección del renombrado chef Cuquita Arias, es la opción refinada de alimentos del hotel; sirve platillos internacionales y panameños. A una puerta de distancia se ubica el chic y elegante Bar a Lago, muy popular entre residentes y huéspedes. Estos locales se extienden sobre una terraza que mira hacia un canal colmado de fuentes que enmarca la amplia zona de la piscina. También se ofrecen meriendas e incluso almuerzos en la piscina del hotel y en el Club de Playa El Faro, que da la bienvenida a los huéspedes del hotel. Sobre el canal se extiende un edificio con paredes de vidrio y techo de paja llamado palapa, donde se sirven los bufés del domingo, y que también se puede alquilar para ocasiones especiales.

El vasto terreno del hotel proporciona varias opciones para el descanso y la relajación. Entre el hotel y la zona de la piscina, los huéspedes cruzan un pequeño puente y pasan por una gran escultura de bronce de Manuel Carbonell, que predomina entre múltiples piscinas, fuentes y terrazas para tomar el sol equipadas con sofás de gruesos cojines para reclinarse. Si se desea un poco más de privacidad, los huéspedes tienen acceso al club de playa El Faro, que cuenta con una decadente piscina con vista a la playa, bordeada de palmeras. Este exclusivo enclave, cuyas cabañas están cómodamente amobladas, provee abundante sombra y tranquilidad; sin embargo, el horario de cierre del restaurante y el bar a las 5:00 p.m. parece temprano, si es que se desea disfrutar de un cóctel al atardecer.

El centro de salud de Buenaventura permite realizar actividades más rigurosas y ofrece máquinas para ejercicio cardiovascular, pesas y clases de ejercicio. También hay una cancha de voleibol de playa y canchas de tenis. El hotel cuenta con un nuevo campo de golf de campeonato con 18 hoyos, par 72 y diseñado por Nicklaus Design y un nuevo spa de todo servicio. El Corotu Spa provee tratamientos de piel, masajes relajantes e hidroterapias.

Dos elevadores llevan a tres pisos de habitaciones para huéspedes, a las que se accede por largos corredores exteriores. Todas las habitaciones están suntuosamente abastecidas, con colchones extra suaves en camas cubiertas por medios doseles, almohadas ligeras como nubes, sábanas de elevado conteo de hilos, televisiones de pantalla plana de 42 pulgadas con cable y películas pay–per–view, Internet inalámbrica, puertos de datos, teléfonos, escritorios y divanes, todo sobre pisos de madera. Los espaciosos baños tienen cabinas de ducha con puertas de vidrio, largas encimeras con bastantes artículos de tocador y profundas tinas con persianas de madera que dan al área de estar. Todas las habitaciones cuentan con balcones con juegos de mesa y sillas con vista a la zona de la piscina y el Océano Pacífico. Las habitaciones deluxe tienen un espacio interior más grande, pero balcones más pequeños.

Más allá de lo básico, los minibares están bien surtidos, las cubetas de hielo se vuelven a llenar cada noche y el servicio nocturno es una motivación para ponerse la cómoda bata y las pantuflas.

Las salas de reuniones de JW Marriott traen un poco de la ciudad a la playa. Tienen una capacidad para 350 — 400 en dos salones interconectados, y representan lo mejor que Panamá ofrece fuera de la capital. Por un vestíbulo en la planta baja se llega a las dos salas de reunión, que dan a un espacioso patio rodeado de vidrio, con vistas a la plaza central. Vigas de madera oscura decoran techos color crema y se yerguen sobre pisos de baldosas de piedra pulida del mismo color. Los techos abovedados de los salones y los paneles de tela en las paredes proporcionan una acústica excelente. Para promover las reuniones cortas, hay tres salas de juntas disponibles hacia la derecha de la recepción, con grandes ventanas y vista al agua.

La seguridad de esta comunidad privada es muy buena, y todos los visitantes deben pasar por un portón de seguridad donde se revisa la identificación contra una lista impresa de huéspedes.

El servicio es sofisticado, con el toque casual que usted esperaría hallar al escaparse del ajetreo de la ciudad para disfrutar de un buen descanso y relajación al lado del mar. En comparación con el Intercontinental Playa Bonita, el hotel JW Marriott crea una mayor sensación de comunidad, pues combina las ofertas disponibles para residentes y huéspedes.


Dirección web: http://www.thebristol.com/buenaventura
Cantidad total de habitaciones: 126
Tarifas publicadas: $225 a $1.500

Reseña y fotos por Beverly Gallagher.

Regrese a Página de Hoteles de Panamá
Regrese a Páginas de Destinos




Inicio | Acerca de nosotros | Contáctenos | Hoteles de Lujo | Tours de Lujo | Mapa de Sitio