Inicio
Destinos
Hoteles de Lujo
Tours de Lujo
Acerca de Nosotros
Contáctenos
ENGLISH
peruperuperuperu
Google






 
Hotel Monasterio — Cusco, Peru

Calle Palacios 136, Plazoleta Nazarena, Cusco, Peru

Emplazado en un monasterio histórico con arcos de piedra, patios y pinturas de siglos de antigüedad, Hotel Monasterio es el hotel más interesante y evocativo de Perú. Es, también, uno de los más lujosos, siempre y cuando se eviten las pequeñas habitaciones estándar.

Hotel Monasterio

Este hotel es un monasterio del siglo XVI que ha sido cuidadosamente restaurado, lo que lo convierte en una obra maestra, y es claramente el sitio de prestigio en Cusco. Como algo adicional, los huéspedes pueden viajar directamente desde aquí hasta el Machu Picchu Sanctuary Lodge a través del lujoso servicio de trenes Hiram Bingham. Ubicado en la plazoleta Nazarena, a unas pocas y cortas cuadras cuesta arriba desde Plaza de Armas, el hotel está convenientemente situado, si bien no se puede hablar de vistas debido a la arquitectura baja. El exterior de cal y piedra no sobresale pero, una vez que traspasan la entrada, los huéspedes encuentran una recepción con adoquines y un mostrador frente a una pared cubierta con máscaras incas. Una puerta le guía hacia un patio lleno de flores y rodeado de columnas de piedra y caminos de baldosas a cuyos lados se pueden ver interesantes pinturas al óleo de la colección original del monasterio. Cuando hay buen clima, se sirven cócteils y comidas livianas aquí, alrededor de una gran fuente y un árbol de 300 años de antigüedad. Otra puerta le dirige hacia la impresionante sala de estar, donde los huéspedes pueden beber vinos de Sudamérica sentados sobre sofás de felpa mientras observan el antiguo hogar y una serie de arcos de piedra, puertas de madera maciza y arañas de hierro. Para los que padecen la altitud, el té de coca y oxígeno son sin cargo. Todo aquel que se sienta arrepentido puede visitar la impresionante capilla del lugar, tan dorada y espléndida como cualquier capilla del siglo XVIII, época en que ésta fue construida.

El restaurante para el desayuno es un salón que solía ser el refractario para los monjes que residían aquí y se ofrecen, entre otras cosas, platos locales con una vajilla que combina la elegante plata con la cerámica peruana. Para los que quieren que la cultura venga a ellos, los Festivales Incaicos semanales combinan especialidades históricas con presentaciones de canto y baile. El formal restaurante Illariy es, por lejos, el mejor de la ciudad, con un servicio cortés, una excelente lista de vinos y buenos precios. Existen muchos otros restaurantes en cuadras cercanas.

Orient–Express se encuentra en medio de negociaciones con el fin de convertir el convento de monjas contiguo en un spa, y construir también una piscina y más suites. Por ahora, usted debe salir del hotel para recrearse. Pero a esta altitud, a los huéspedes no les importa. El hotel sí cuenta con un conserje, una carpeta de excursiones, varias tiendas de regalos, centro comercial y un salón de belleza.

Las habitaciones de huéspedes varían en tamaño, desde insignificantes hasta suntuosas. Por lo tanto, asegúrese de lo que está reservando. Aquí, la diferencia de precio que debe pagar para hospedarse en un mejor lugar lo vale, ya que las habitaciones estándar más pequeñas son cuartos decepcionantes que, acertadamente, con frecuencia son asignadas a guías turísticos (aunque fueron renovadas recientemente). Trate de evitar toda el ala nueva y reserve una habitación en el sector más antiguo. Lo mejor son las habitaciones con más antigüedad que dan a una de las plazas, aunque le advertimos que muchas de éstas se encuentran clasificadas como suites, incluso las que no tienen una segunda habitación. Algunas habitaciones tienen pequeños patios y, si bien la mayoría de ellas son lo suficientemente tranquilas como para complacer a un monje con un voto de silencio, unas pocas habitaciones de las que dan a la calle son más ruidosas. Las júnior suites de dos pisos son lujosas y están bien diseñadas, con las áreas de estar en el piso de abajo y dormitorios arriba. Las suites de mayor categoría le ofrecen aun más comodidades y tienen más personalidad. Todas las habitaciones incluyen tejidos incaicos sobre rústicas paredes estuco, alfombras mullidas o antiguos pisos entablados, escritorios de madera, televisión con reproductor de Video o DVD, radios y mini–bares en armarios. Cuentan con cama tamaño king, queen o dos camas gemelas, así como con baños de mármol con todas las instalaciones que uno espera, lo que incluye buenos artículos de aseo y tina en la mayoría de ellos.

Aquellos con problemas de adaptación a la altitud pueden, por el pago de una suma adicional, obtener bombeo de oxígeno en su habitación durante la noche, y el servicio de habitación opera las 24 horas. El "baño mayordomo" opcional, con velas, aceites aromáticos, pétalos de rosa y vino espumante es un muy valioso regalo. Abundan los empleados multilingües y competentes, quienes trabajan arduamente para que su estadía sea memorable. Son pocos los huéspedes que, habiendo elegido cuidadosamente su habitación, quedan decepcionados por el hotel. Para muchos, es lo más destacado de su viaje a Perú.



Sitio Web: www.monasterio.orient-express.com
Número total de habitaciones: 126
Precios publicados: $530 a $2,230 desayuno incluido

Reseña por Timothy Scott. Las fotos son cortesía de Hoteles Orient–Express.


Vuelta a Página de Hoteles de Peru
Vuelta a Página de Destinos


Inicio | Acerca de Nosotros | Contáctenos | Hoteles de Lujo | Tours de Lujo | Mapa del Sitio