Inicio
Destinos
Hoteles de Lujo
Tours de Lujo
Acerca de Nosotros
Contáctenos
ENGLISH
uruguayuruguayuruguayuruguay
Google






Hotel El Garzón — Garzón, Uruguay

Plaza e Iglesia del Pueblo Garzón, Garzón, Uruguay

Para aquellos hedonistas que valoran un poco de inactividad, los artistas del ocio que valoran un poco de hedonismo, y para cualquiera al cual simplemente le gusta la idea de un alojamiento de lujo cuya biblioteca esta tan bien equipada como su bodega de vinos, El Garzón es coherente con la factura (de tamaño considerable). Tierra adentro de Punta del Este, esta a solo 30 minutos por camino de tierra de José Ignacio, el resort de playa de moda. Así que empaque esas sungas de diseño exclusivo y Gucci de 1827 de todas maneras.

Hotel El Garzon

Francis Mallmann, el chef más famoso de Argentina cuya madre es uruguaya, es parte dueño de El Garzón y también es el gerente general. En su forma urbana, Mallmann fue a José Ignacio lo que Bugsy Siegel fue para Las Vegas. Su legendario restaurante y punto de encuentro social, Los Negros, ayudó a convertir lo que alguna vez fue un remoto enclave de pescadores en una de las áreas turísticas más exclusivas de Latinoamérica.

Quizás un poco horrorizado por su creación, Mallmann decidió minimizar su operación; moverse tierra adentro; agregar conocimientos sobre alojamiento a su ya considerable habilidad culinaria, y abrir una pequeña casa de huéspedes de lujo que mantendría el aura de la sofisticada exclusividad establecida por Los Negros pero reduciendo la cantidad de público y evitando a los paparazzi. Luego de volver a visitar un adormilado pueblo de ferrocarril llamado Garzón que lo había cautivado unos años antes, Mallmann comenzó a comprar propiedades y lotes del lugar. El emprendimiento El Garzón (si se puede denominar una casa de campo para huéspedes con cinco habitaciones un emprendimiento) inauguró en 2002; otros proyectos se encuentran en distintos niveles de desarrollo. (La mayoría están destinados a ser casas de vacaciones de lujo).

Linda historia pasada — pero que se puede decir sobre el hotel?

Las primeras impresiones son buenas. En lugar del típico enfoque de gastar lo menos posible (pintar rápidamente las paredes con estuco rosa, plantar una palmera en el piso de baldosa y esperar lo mejor) que es muy común en estas zonas, El Garzón manifiesta buen gusto, original y a veces estrafalario por todos lados, desde los ladrillos a la vista en la fachada con forma de V hasta las piezas de cerámica neo Góticas especialmente encomendadas — desde ceniceros con forma irregular hasta elaborados frisos — terminando con la ya mencionada biblioteca de poesías. Mallmann es obviamente aquel tipo de persona que no puede ignorar un mercado de pulgas o una tienda de libros de segunda mano - y se nota.

Las habitaciones son menos idiosincrásicas, sin embargo los enormes y ornamentales candelabros que cuelgan de los altos techos son raros y hermosos. Todo lo demás, desde las chimeneas con forma de arco — que se encienden durante el invierno — a las tinas independientes, son sacados directamente del libro acerca de lo rustico y lujoso. Los colchones tamaño king son de la mejor calidad: una buena prueba para cualquier hotel que pretende cobrar 400 dólares la noche. Hay fruta fresca proveniente de la granja privada del hotel en cada habitación; televisión por cable, un servicio de habitación eficiente, y lujosos artículos de aseo son los únicos signos de modernidad.

Ninguna de las cinco habitaciones es grande pero la calidad de los espacios compartidos del hotel es tal que éste no puede considerarse como un punto negativo. Se enamorará del patio jardín, con sus fragantes áreas con hierbas, sus pérgolas italianas y sus hileras de porotos; con sus mesas de madera dura (donde se puede disfrutar de todas las comidas), y la soleada piscina. En el centro se halla un enorme brasero, lleno de madera y que se mantiene encendido durante gran parte de la noche, proveyendo brasas calientes para la cocina como también un punto de foco alrededor del cual se pueden reunir los huéspedes. (Probablemente existan mejores cosas en la vida que acurrucarse con un enamorado alrededor de un fuego abierto, con una copa grande de Malbec en la mano, hierbas frescas perfumando el cálido aire del anochecer, las estrellas brillando desde el cielo… pero es difícil pensar en muchas). Adentro, el living convertido en comedor posee amplios sofás, que permiten que uno se siente cómodamente mientras saborea una ginebra con tónica antes de la cena.

En cuanto a la comida: para muchos de los huéspedes es la razón principal para venir a este hotel. Aunque es poco probable ver al maestro con las manos en la masa, el reconocido chow de Mallmann raramente decepciona. Dado que el precio de la habitación cubre todas las comidas y el vino (cortesía de la bodega boutique Finca La Anita), tendrá mucho para degustar y saborear. Cada día, productos frescos son traídos desde las tiendas de pescado en la costa y de la granja privada del hotel: todo desde bacalao negro a huevos recolectados en terreno de pasto abierto a ejotes orgánicos. La mayoría de las estancias y ranchos argentinos/uruguayos prometen a sus huéspedes una cocina "casera" y "tradicional"; con frecuencia esto significa budín de arroz enlatado y café instantáneo. Es seguro suponer que Mallmall preferiría comerse su propia pierna antes que ofrecer a un huésped café instantáneo.

Aquellas personas con una inclinación menos epicúrea también encontrarán mucho para disfrutar en este lugar. La ciudad, con sus 200 cordiales habitantes, su iglesia blanqueada, su abandonada estación de tren, su florida plaza central, y su vibrante escenario de perros callejeros, es un pueblito sacado de una obra de teatro. En el horizonte se ven las ondulantes colinas de color caqui del interior uruguayo — parecido a Toscana, pero mucho más vacío. El personal joven y cordial de El Garzón le ayudará alegremente a conseguir una bicicleta o un caballo para que pueda explorar esta región poco apreciada a su propia velocidad. O pídales que le prepare un picnic y diríjase hacia la playa. Solo recuerde volver con tiempo para la cena…

Sitio Web: Hotel & Restaurant Garzon
Número total de habitaciones: 5
Precios publicados: $302 a $460 todo incluído

Reseña y fotos por Matt Chesterton.

Vuelta a Página de Hoteles de Uruguay
Vuelta a Página de Destinos


Inicio | Acerca de Nosotros | Contáctenos | Hoteles de Lujo | Tours de Lujo | Mapa del Sitio