Descubra los mejores hoteles y viajes en México , América Central, y América del Sur


Casa de Mita–Punta Mita, Mexico

Rinconada Careyeros, Playa Careyeros, Punta De Mita, Nayarit, Mexico


Para aquellos que quieren replicar la experiencia de una lujosa villa de playa con cocineros y mayordomos atentos, este hotel boutique todo incluido en una tranquila playa mexicana es un paraíso.

Casa de Mita

Casa de Mita, en el área de Punta de Mita en México, está a unos 35 minutos al norte del aeropuerto de Puerto Vallarta, con el último tramo por un camino de terracería fuera de la carretera principal. Este lujoso hotel boutique de siete habitaciones se encuentra en una hermosa y poco frecuentada playa, una extensión de arena que avergüenza a la mayoría de los hoteles de la región. Con increíbles vistas de las estrepitosas olas y comida y decoración de primera calidad, este pequeño hotel atrae a viajeros exigentes que vienen una vez y luego terminan haciendo planes para regresar antes de salir.

Construida y mantenida impecablemente por un hábil arquitecto hotelero estadounidense, Casa de Mita está formada por dos grandes casas de playa que se combinaron en una posada cuidadosamente planificada. Es el único hotel en este extremo de la larga playa, rodeado de casas privadas y mansiones. Los serviciales empleados recogen sus maletas y las llevan directamente a su habitación para su registro. A lo largo de la estancia, una persona siempre parece materializarse a su lado para buscar lo que necesite. Los cócteles se sirven con licor de primera calidad, el menú rotativo se prepara hábilmente y se colocan canastas de protector solar a los pies de los camastros acolchonados que dan al mar. La experiencia aquí es diferente a cualquier otra en la región y este resort está en su propia categoría. ¿"Lujo con todo incluido", tal vez?

Casa de Mita view

Las áreas públicas fluyen una dentro de otra, con mucho espacio para descansar, leer o comer. La fresca piscina de azulejos azules es la característica central del patio abierto, con un bar adentro y una vista al mar que lo hace aún más atractivo. Los sofás-camas y las sillas de madera acolchonadas están alrededor, con personal que parece ofrecer más toallas, un bocadillo o algo para beber. Hay un par más de camas de día con cortinas delgadas y ondulantes en la pequeña área de césped.

Las escaleras dirigen a una hermosa playa en forma de una medialuna, que extiende tres kilómetros y normalmente solo tiene un poco de residentes y algunos surfistas cuando las olas son buenas. Los atardeceres llenan de naranja el cielo sobre el océano y durante ciertas temporadas es posible ver ballenas y delfines pasando.

Casa de Mita lounge

Las siete habitaciones y suites están amuebladas de manera diferente, con mucho arte mexicano y toques personales, pero todas tienen un balcón o terraza con vista y una larga lista de comodidades, incluyendo buena iluminación con interruptores de regulación y aire acondicionado controlado por control remoto. Muebles personalizados de calidad se sientan en pisos de baldosas frescas y bonitas colchas o mantas locales cubren la King size o dos camas sencillas con el servicio turndown de la noche. Todos cuentan con interesantes artesanías, azulejos de talavera en los baños, y muchos otros toques que dan un verdadero sentido del lugar.

Nuestro "Upper Floor King" tenía una sala de estar separada con un televisor con Netflix y un balcón cubierto con camastros y una vista. En unas pocas habitaciones es posible ver el mar desde la ducha abierta, sin ser visto. Las dos suites del ático en el último piso son las mejores opciones si están disponibles. Estas tienen áreas de estar más grandes, baños enormes y balcones con las vistas más claras de las olas tocando la arena.

Casa de Mita room

Cualquiera que sea la habitación que elija aquí, se sentirá mimado y cuidado. La nevera está repleta de refrescos y cervezas y una canasta de bocadillos de cortesía tiene algunas cosas de origen local que van más allá de las ofertas habituales de las tiendas de conveniencia. Cajas de seguridad, cafeteras, batas de felpa, zapatillas, buena conexión Wi-Fi, TV, agua purificada y artículos de tocador de alta calidad, mientras que los huéspedes también tienen acceso a un teléfono VOIP para hacer llamadas a los Estados Unidos y Canadá.

Hay un bonito salón interior que tiene una zona de intercambio de libros y revistas, además de un televisor comunal. Detrás de eso hay un pequeño gimnasio con lo básico, o puedes tomar prestado un kayak o una tabla de paddleboard y hacer algo de ejercicio en el agua en su lugar. Otro salón cerca de la oficina y la cocina tiene una máquina de café en cápsulas disponible todo el día y artesanías locales de calidad para la venta. El personal puede ayudar con casi cualquier solicitud de excursiones, desde avistamiento de ballenas hasta compras en la ciudad.

Casa de Mita dining

El restaurante tiene un concepto flotante, con cena servida en un ambiente junto a la piscina bajo un techo de palapa o frente al mar para el atardecer. Las otras dos comidas se sirven dondequiera que estén los muebles del patio, dependiendo del clima y de su preferencia. La pregunta "¿Qué quieres desayunar?" sirve como menú de la madrugada,

la cocina puede preparar casi todo lo que quieras para acompañar tu plato de frutas, pasteles calientes o pan, y jugo recién exprimido. El almuerzo y la cena son más definidos, pero siempre con varias opciones para dietas variadas y mucha flexibilidad en cuanto a qué hora se sirve.

Las comidas aquí son tan buenas o mejores que las que encontrará en los lujosos resorts corporativos cercanos, pero con un servicio más personalizado y sin un menú incómodo con precios. Los mariscos son especialmente buenos, por supuesto, pero también comí uno de los mejores Cortes de carne (Ribe eye) que he probado en México, acompañado de una copa de buen vino de Baja California.

Si desea vivir la vida de un rico dueño de una villa junto al mar sin tener que gastar unos cuantos millones para comprarla o tener que tomar docenas de decisiones sobre rentar una, este pequeño y lujoso hotel boutique se encargará de ello. Casa de Mita está a sólo unos minutos de las Four Seasons Punta Mita y St. Regis, pero el mundo está lejos en términos de actitud y valor. Para los amantes de los hoteles boutique que aprecian conocer a otros huéspedes en un ambiente exclusivo de alto nivel, sin tener que firmar por cada trago ordenado, esta es una excelente opción cerca de Puerto Vallarta.

Sitio Web: www.casademita.com
Número de Habitaciones: 7
Tarifas Publicadas: $745 a $1,325 doble, todo-inclusivo menos impuestos

Reseña y fotos por Tim Leffel.