Descubra los mejores hoteles y viajes en México , América Central, y América del Sur

Dos Casas—San Miguel de Allende

Quebrada #101, Colonia Centro

Dos Casas, la mejor opción en San Miguel en cuanto a hoteles boutique de lujo, ahora cuenta con un excelente restaurante gourmet y ha expandido su espacio para ofrecer una mejor experiencia a sus huéspedes.

Dos Casas Hotel

En Áperi, el íntimo restaurante de Dos Casas, pregunté al mesero acerca de las sugerencias del día, me comentó que su platillo favorito es el lechón en su jugo con mermelada de naranja.

Quizá en la industria culinaria este tipo de buen entrenamiento para meseros es lo normal, pero eso no es siempre lo que encuentro en México. Existen ocasiones en que me dicen simplemente que todo en el menú es bueno o que no me pueden ofrecer un buen maridaje para mi comida.

Eso fue solamente una de las razones por las cuales mi estadía en Dos Casas fue particularmente buena—todos los miembros del equipo estaban bien informados, eran amables sin ser falsos y aunque estaban atentos, nunca perturbaron mi tranquilidad ni privacidad.

Las habitaciones y demás instalaciones se encuentran en perfecto estado a pesar de los 14 años que el hotel lleva en San Miguel. El cambio de decoración y las renovaciones del año 2013 ayudaron a que el hotel tenga un aire un poco menos colonial y más moderno.

Colores como dorado, gris, beige y blanco decoran las habitaciones y espacios comunes; y se complementan perfectamente con las lámparas tipo industrial, las piezas de arte contemporáneo y los muebles de estilo clásico.

De siete habitaciones que existían originalmente, ahora se expandieron hasta contar con doce, incluyendo un edificio anexo de dos pisos, el cual parecería un departamento privado con Jacuzzi y cocina integral, pero que cuenta con los servicios del un hotel. Todas las habitaciones son amplias, sin importar su categoría y las que tienen patio privado y una pequeña alberca jacuzzi al aire libre son particularmente bellos. Varios cuentan con nuevos techos retráctiles en el baño, para una ducha con vista espectacular. Las master suites tienen áreas comunes entre las recámaras, lo que las hace sentir mucho más grandes y espaciosas.

La habitación numero 6 situada a un lado del patio central, cuenta con jacuzzi en el segundo piso y terraza privada con una hermosa vista de la parroquia de San Miguel. Yo recomendaría reservar una de las habitaciones con terraza privada (la mayoría cuentan con una). El lujo se puede sentir al disfrutar una cerveza mirando el atardecer desde su patio privado con una vista espectacular de San Miguel.

Otras amenidades son las batas y pantuflas, productos de tocador de alta gama, sábanas de exelente calidad, colchones lujosos, televisores de pantalla plana, minibar con precios accesibles, caja de seguridad y máquina de café Nespresso (aunque las cápsulas de café no son de cortesía).

El restaurante del hotel, Áperi, se ha convertido en uno de los favoritos de San Miguel y aunque nunca volverán a tener el mismo nivel de atención que obtuvieron al momento de su apertura, el joven y talentoso chef Matteo Salas sigue creando menús con platillos bien presentados, deliciosos y, como mencioné anteriormente, con un servicio impecable.

El pequeño bar del hotel situado frente a la calle, es simplemente un lugar para hacer tiempo mientras se espera una mesa del restaurante o para beber un pequeño trago al final del día. La atención se centra en el patio principal de la casa, con sus altas paredes de piedra y sus balcones de hierro que asemejan a una vieja posada de Inglaterra. El techo del patio también es retráctil y cuenta con mesas en un área techada para cenar en las noches más frías.

Durante el desayuno existe la opción de pedir a la carta o el menú gourmet de degustación. Con más de cinco tiempos, este menú es más como un brunch que un simple desayuno. Durante mi visita probé un sorbete de frambuesa y yogurt con fruta, mimosas, chilaquiles con chile serrano, cebolla quemada y queso fresco, huevos revueltos en aceite de trufa y pan francés flameado con frutos rojos.

El hotel pertenece a un grupo de negocios en San Miguel que también manejan la panadería francesa Cumpanio, el restaurante Jacinto 1930 y el hotel Los Olivos. Existen actividades y comodidades colaborativas entre estos negocios, tales como las visitas al mercado con uno de los chefs, seguida por una clase de cocina o los pequeños regalos de despedida compuestos de pasteles y pan de Cumpanio. También arreglan todo tipo de tours privados en San Miguel y sus alrededores.

Gracias a su calidez y buen ambiente, este hotel es uno de mis favoritos en San Miguel. Aquí, el lujo es lo principal, con gran atención al detalle y calidad, sin tanta pretensión.

Sitio Web: www.doscasas.com.mx
Número total de habitaciones: 12
Precios publicados: $372 a $744, impustos incluidos.

Reseña y fotos por Lydia Carey.